Teatro Eléctrico

En Obras 3ª Temporada


2 comentarios

Tebeos Crudos – Entrega 3

Portada-B

Conocí a Esteban Orense en una cacería de gatos que aprestaba con rapidez un safari en el barrio de Marchalenes.

Varas de Plátano como arcos y varillas de paraguas haciendo de afiladas flechas que, sin embargo, solían rebotar en el áspero pellejo de los hambrientos felinos, cubiertos de mataduras resecas y amarillentas pústulas acartonadas. “El cabezón” era el gato a batir. Un minino que, como las vaquillas en los festejos para el alborozo de los mozos de pueblo, se las sabía todas, resabiado como estaba de tanta razia en su honor. Solamente un trofeo le había sido arrebatado al Cabezón en batida mítica, su cola. Que pendía colgada de un gran clavo en una garita ferroviaria en ruinas situada en el interior de un solar.

Aquel día Esteban ofrecía cincuenta cromos a quien batiera al gato. Ya que él mismo no podía por estar convaleciente por la perdida de su ojo izquierdo, brutalmente deflagrado por querer ver de cerca cómo la pólvora esparcida de unos petardos bramaba prieta dentro de un frasco vacío y ocre de penicilina.

Yo, inexperto y debutante, acompañaba a dos niños que habían muerto la semana anterior y no querían abandonar la calle sin darle su merecido a la mítica bestia callejera.

Todo quedó en nada. El Cabezón, de nuevo, escapó ileso. Y mis dos acompañantes regresaron a sus nichos en espera del Purgatorio preceptivo. Lo que más recuerdo de todo aquello era el edor avinagrado de la tez de los niños muertos y un bocadillo de anchoas que me zampé en una sacristía… pero esa ya es otra historia…

——-

Tebeos-crudos-009

Tebeos-crudos-010

Tebeos-crudos-011

Tebeos-crudos-012

——-

Coleccionables – Cromos #1 – Tebeos Crudos (cromos 9-12)